Informations sur les luttes de classe

03 novembre 2014

Il n'y a pas d'économie nationale à sauver ! (TRACT)

Le tract en PDF
ASSEZ DE SACRIFICES POUR LE PROFIT !
IL N'Y A PAS D'ÉCONOMIE NATIONALE À SAUVER !
Les gouvernements se succèdent, se chevauchent aux niveaux fédéral, régional et
communautaire et NOUS ATTAQUENT SUR TOUS LES FRONTS ! Nous serions
tous coupables de « vivre au-dessus de nos moyens », « d'hypothéquer l'avenir de
nos enfants », d'avoir trop longtemps « profité » et même « abusé » de soi-disant
« avantages », d'avoir « fraudé », et il serait grand temps de nous serrer (encore
davantage) la ceinture...
Partis et syndicats de tous bords se chamaillent seulement sur le dosage,
« l'équilibre » et le calendrier des mesures d'économie, y compris le parti socialiste
(qui crie cyniquement à l'injustice après avoir lancé l'essentiel de la politique
d'austérité sous l'égide de son premier ministre précédent et l'applique sans
vergogne aux autres niveaux de pouvoir), y compris la gauche de gauche toujours
soucieuse de réconcilier « les gens et le profit ».
Tous partagent une seule obsession : nous faire rentrer dans le rang, après
quelques « actions » dérisoires, pathétiques et inoffensives (pétitions, grèves
tournantes, arrêts de travail, « grèves générales » d'une journée, manifestations
moutonnières et balisées), afin d'éviter que toute la colère accumulée et
grandissante ne leur explose à la gueule pour de bon !
Tous se disputent notre suffrage, notre soumission.
Leur hantise la plus profonde est que nous commencions à nous
organiser en-dehors et contre eux, pour affirmer nos besoins contre la
dictature de toute cette machinerie capitaliste qu'ils gèrent !
Voilà l'enjeu majeur, car ils perdraient ainsi leur capacité à nous
« représenter » dans leurs pourparlers et négociations feutrées, entre
gestionnaires avisés de notre misère !
À BAS LA PAIX SOCIALE ! PAS UN SACRIFICE DE PLUS !
À BAS LE SAINT-DIKTAT DE L’ÉCONOMIE NATIONALE !
LE CAPITALISME EST EN CRISE ? QU’IL CRÈVE !
ORGANISONS-NOUS EN-DEHORS ET CONTRE
LES PARTIS ET SYNDICATS !
des prolétaires internationalistes
internationalistes@gmail.com
www.proletariosinternacionalistas.orgRentreeSociale1411b


20 août 2014

Masacre en Palestina

MASACRE PROLETARIA EN PALESTINA


Bajo la mirada afligida de millones de espectadores, convencidos de su imposibilidad de hacer algo más que participar en alguna concentración o procesión ovejera, el Estado de Israel vuelve a bombardear la franja de Gaza bajo la cobertura del antiterrorismo. Las lágrimas de cocodrilo de las principales potencias capitalistas no esconden su satisfacción por tener en Oriente Medio un tentáculo como el del Estado Israelí, auténtico brazo armado del capitalismo mundial para mantener el orden en la región. El proletariado que vive en Gaza, Cisjordania o Líbano conoce en su pellejo esta realidad.
Políticos, periodistas, oenegeros, sindicalistas, tertulianos y todo tipo de payasos del espectáculo, nos dan toda un gama de explicaciones y soluciones que encierran el conflicto en oriente medio dentro de los márgenes burgueses. Se limitan a crear una demarcación entre quienes defienden a los palestinos y quienes defienden a los israelíes, alineando a todo quisqui detrás de las banderas hediondas de cada Estado nacional. Para ello construyen toda una fábula grotesca que encubre la verdadera realidad social. Mezclan los intereses del Estado palestino con los del proletariado que vive en esa tierra, amalgaman la lucha desplegada por los proletarios con Hamas, ponen en un mismo saco al joven que tira piedras y a los grandes comerciantes o banqueros palestinos, asimilan al proletario que vive en Israel y lucha contra “su propia” burguesía (desertando, objetando...) con su brutal negación en el ciudadano que vive en complicidad con el Estado. Eliminan de esta forma toda la confrontación de clases, toda división social entre explotados y explotadores, fomentando el mito del enfrentamiento entre países.
Sin romper y desenmascarar todo este arsenal ideológico que enturbia la realidad, estaremos atados de pies y manos imposibilitados para asumir la lucha contra la masacre en Oriente medio como parte indisociable de la lucha contra la dictadura del capital. Es imprescindible afirmar abiertamente que esa masacre es antes que nada una expresión más del terrorismo que el capitalismo despliega en todo el mundo contra nuestra clase, contra nuestra vidas. Que quienes caen bajo las bombas, bajo las metralletas, bajo el terror capitalista son, en primer lugar, los niños, hombres y mujeres que han sido condenados en esa región del mundo a ser carne de cañón, a ser población superflua potencialmente peligrosa y que debe ser exterminada de forma cotidiana.
Todos los Estados del mundo participan de una u otra manera en esta matanza. Los Estados occidentales, con el de Israel a la cabeza, masacrando; Hamas, la autoridad nacional palestina y demás organismos del Estado palestino, junto con los Estados propalestinos, impidiendo la estructuración en fuerza autónoma de esa masa de subversión, encuadrándola y dirigiéndola al matadero en actos suicidas, desarmándola, pacificándola, reprimiéndola y apresando a los irreductibles.
Los grupos y militantes revolucionarios de todo el mundo estamos obligados a subrayar y discutir como propia la lucha del proletariado en Palestina, sus intentos de proyectarse en fuerza autónoma, así como la represión que sufre. Destacar la tentativa de autonomía que en numerosas ocasiones ha  trazado la lucha, enfrentándose a todos los Estados. Insistir en que la esencia de la lucha del proletariado en Palestina es la misma que en el norte de África, que en Grecia, que en los suburbios franceses, que en China, que en Irak, que en Oaxaca, que en Haití, que en todos los lugares donde el  proletariado se levanta: la contraposición entre las necesidades humanas y las de la economía capitalista. Estamos obligados a denunciar y a enfrentarnos a todos los aparatos del Estado palestino o israelí, a todos los que son parte del organismo mundial del capital que nos masacra, que nos arrastra por falsos caminos, a todos sus lacayos por el mundo, a todos sus voceros y propagandistas. Y ante todo estamos obligados a luchar aquí y ahora, contra “nuestro propio” Estado, contra “nuestro propio” país.


       NO SOMOS NI JUDÍOS, NI ISRAELÍES, NI PALESTINOS ¡SOMOS EL PROLETARIADO!
      CONTRA LA PATRIA. CONTRA TODA UNIDAD NACIONAL. CONTRA EL TERROR BURGUÉS.
            LUCHEMOS EN “NUESTRO PROPIO” PAÍS CONTRA “NUESTRO PROPIO” ESTADO.


                                                                                  Proletarios Internacionalistas
                                                                 http://www.proletariosinternacionalistas.org
                                                                    proletariosinternacionalistas@yahoo.com
Masacre_en_palestina_esp_121113

Posté par gci-icg à 11:42 - - Commentaires [0] - Permalien [#]
Tags : , , ,

11 novembre 2013

¡ No dejar la llama de la revuelta apagarse !

molde_es

Posté par gci-icg à 16:53 - Commentaires [0] - Permalien [#]
Tags :


10 juin 2013

Primero de mayo

                               1   D E   M AY O
CONTRA   LOS   FESTEJOS   BURGUESES...


"El trabajo os hará libres" (Cartel en la entrada a Auschwitz -campo de concentración nazi-)


La burguesía y sus lacayos tratan siempre de transformar
el 1 de mayo, día histórico de combate contra el trabajo
asalariado, en su contrario: en la celebración del trabajo,
en la apología de la esclavitud asalariada, en demandas
de derechos democráticos, en desfiles por reformas.
...RETOMEMOS EL COMBATE DE CLASE
"La revolución comunista va dirigida contra el modo anterior de la actividad, elimina el
trabajo" (Marx, La ideología alemana)
Pero cada vez que los proletarios retomamos el camino
de la guerra de clases, como lenta y confusamente vamos
haciendo de forma aún aislada en algunos países (Egipto,
Túnez, Grecia, Chile...), hacemos tambalearse éste y
todos los mecanismos de neutralización de nuestra fuerza
colectiva al ir poniendo de nuevo en el centro del combate
la esencia revolucionaria del proletariado: la lucha
intransigente por la abolición del trabajo, la propiedad
privada, el Estado y las clases sociales.


                      ¡NADA QUE CELEBRAR!
                    ¡ORGANICÉMONOS PARA
      IMPONER NUESTRAS NECESIDADES!
                        ¡POR EL COMUNISMO!

 


Proletarios Internacionalistas
proletariosinternacionalistas.org / proletariosinternacionalistas@yahoo.com

Posté par gci-icg à 18:58 - - Commentaires [0] - Permalien [#]
Tags : , , , ,

1º de mayo

Primero de mayo

 

Contra los festejos burgueses

 

Retomemos el combate de clase

 

¡¡Frente al reformismo y el sindicalismo,

afirmemos la ruptura proletaria!!

 

 

PDF

Posté par gci-icg à 18:55 - - Commentaires [0] - Permalien [#]
Tags : , , ,

02 mai 2013

1IER MAI - « LE TRAVAIL REND LIBRE » ?

1IER_MAI_2013_Affiche_FR

1IER MAI - « LE TRAVAIL REND LIBRE » ?

CONTRE LES FESTIVITÉS BOURGEOISES…

La bourgeoisie et ses larbins de toutes couleurs politiques et syndicales essayent toujours de transformer le 1er mai, jour historique de combat contre le travail salarié, en son contraire : une célébration du travail, une apologie de l’esclavage salarié, des défilés pour des réformes et droits démocratiques…

…REPRENONS LE COMBAT DE CLASSE

« La révolution communiste se dirige contre le mode antérieur de l’activité, elle élimine le travail » (Marx, L’idéologie allemande).

Chaque fois que nous, les prolétaires, reprenons le chemin de la guerre de classe, même si nous y allons de manière encore lente et confuse parce qu’isolés dans certains pays (Egypte, Tunisie, Grèce, Chili,…), nous faisons chanceler l’Etat ainsi que tous les mécanismes de neutralisation de notre force collective en mettant une nouvelle fois au centre du combat l’essence révolutionnaire du prolétariat : la lutte intransigeante pour l’abolition du travail, la propriété privée, l’Etat et les classes sociales.

NOUS N’AVONS RIEN À CÉLÉBRER !

ORGANISONS-NOUS POUR IMPOSER NOS BESOINS !

POUR LE COMMUNISME !

 

Prolétaires internationalistes - Proletarios internacionalistas

 

internationalistes@gmail.com

proletariosinternacionalistas.org

proletariosinternacionalistas@yahoo.com

Posté par gci-icg à 09:26 - - Commentaires [0] - Permalien [#]
Tags : , ,

1 D E MAYO CONTRA LOS FESTEJOS BURGUESES...

1_mayo_2013_cartel

1_mayo_2013_folleto

1_mayo_2013_volante

1_mayo_2013_volante_para_fotocopiar

1 D E MAYO
CONTRA LOS FESTEJOS BURGUESES...
"El trabajo os hará libres" (Cartel en la entrada a Auschwitz -campo de concentración nazi-)
La burguesía y sus lacayos tratan siempre de transformar
el 1 de mayo, día histórico de combate contra el trabajo
asalariado, en su contrario: en la celebración del trabajo,
en la apología de la esclavitud asalariada, en demandas
de derechos democráticos, en desfiles por reformas.
...RETOMEMOS EL COMBATE DE CLASE
"La revolución comunista va dirigida contra el modo anterior de la actividad, elimina el
trabajo" (Marx, La ideología alemana)
Pero cada vez que los proletarios retomamos el camino
de la guerra de clases, como lenta y confusamente vamos
haciendo de forma aún aislada en algunos países (Egipto,
Túnez, Grecia, Chile...), hacemos tambalearse éste y
todos los mecanismos de neutralización de nuestra fuerza
colectiva al ir poniendo de nuevo en el centro del combate
la esencia revolucionaria del proletariado: la lucha
intransigente por la abolición del trabajo, la propiedad
privada, el Estado y las clases sociales.
¡NADA QUE CELEBRAR!
¡ORGANICÉMONOS PARA
IMPONER NUESTRAS NECESIDADES!
¡POR EL COMUNISMO!
Proletarios Internacionalistas
proletariosinternacionalistas.org / proletariosinternacionalistas@yahoo.com

Posté par gci-icg à 09:23 - - Commentaires [0] - Permalien [#]
Tags : , ,

28 janvier 2013

Sudáfrica: Golpe del proletariado al sindicato oficial

Sudáfrica

Golpe del proletariado al sindicato oficial

Una vez más el proletariado en Sudáfrica ha escrito una página de nuestra historia con letras de fuego. En agosto de 2012, los mineros de Marikana se cansaron de cerrar el pico frente a las condiciones de vida impuestas (tugurios repugnantes sin agua corriente, accidentes de trabajo, salarios irrisorios): «Les dijimos que estábamos hartos de vivir así. No hicieron nada y a pesar de eso, continuamos votándoles. Ahora siguen sin hacer nada y además asesinan a nuestras familias. Está claro que no votaremos más».
Los mineros se declaran en huelga y piensan negociar su sudor lo más caro posible. Exigen el triple del salario que cobraban hasta entonces y unas condiciones de trabajo menos de mierda.
La burguesía, con su Alianza tripartita, ANC/SACP/COSATU (Congreso Nacional Africano, Partido Comunista de Sudáfrica y Congreso de los Sindicatos Sudafricanos), decididos a poner fin a lo que llaman «una huelga salvaje con reivindicaciones irreales», hace todo lo posible para socavar el movimiento: represión abierta, intervenciones policiales y militares, asesinatos, incursiones en los municipios para desarmar a los huelguistas y amenazas de despidos (100.000 mineros están bajo el yugo de la amenaza), intervención de los tribunales y negociaciones sindicales mina por mina.
La Alianza tripartita, que había prometido «una vida mejor para todos» cuando se acabase con el apartheid, se ve obligado a reprimir con pies de plomo. En febrero de este año, en Impala Platinum, una huelga fue reprimida gracias a los embrollos sindicales habituales del NUM (Unión Nacional de Trabajadores Mineros, por sus siglas en inglés, National Union of Minerworkers); en agosto, los mineros, recordando esa derrota, asestaron un golpe al sindicalismo con una lucha proletaria memorable.
El 16 de agosto de 2012 fue el día elegido para aplastar la huelga gracias a los 3.000 milicos (una combinación de policía montada, vehículos blindados y soldados) desplegados en Marikana con la intención de dar una buena lección a los mineros. Y no sólo para acabar con la huelga, sino también para vengar la muerte de dos policías y dos vigilantes durante los enfrentamientos de la semana anterior.
En la manifestación del 16 de agosto, varios miles de mineros fueron rodeados por las fuerzas de represión, que los tirotearon como a conejos. No satisfechos con la masacre (34 muertos y 78 heridos), detuvieron a 270 huelguistas acusados de asesinato, algunos de ellos justo cuando salían del hospital, y les dieron una paliza en la cárcel. Para justificar las detenciones masivas resucita una ley antimotines de 1956 que estipula que «toda persona presente en un tiroteo con la policía será arrestada y acusada por asesinato». Esta vez se trata de policías negros que disparan sobre mineros negros, así que no es posible recuperar la vieja propaganda antirracista para encuadrar la lucha, el problema no está en el color de la piel sino en demarcaciones tajantes de clase.
Las declaraciones de los pobres e indefensos policías, asegurando que pretendían defenderse de los ataques de unos mineros armados hasta los dientes, son contradictorias con las imágenes que se filmaron y que circularon poco después. A medida que se va conociendo el elevado número de mineros heridos y asesinados, por una bala por la espalda, el Estado encuentra más dificultades de mantener le argumento de la autodefensa. Para evitar una explosión social, libera a 162 inculpados (¡en libertad condicional!) y admite que puede haber habido algún exceso puntual de las fuerzas del orden, por lo que realizará una investigación policial exhaustiva «para determinar las responsabilidades de cada uno». ¡Qué alivio! También, afirma que la masacre, se produjo por por la «falta de experiencia y equipamiento de la policía», ante la «violencia de los mineros». Como en otras ocasiones, para calmar los ánimos, el gobierno decreta funerales nacianales y una semana luto. Por lo menos, mientras lloramos a nuestros muertos estamos tranquilos... ¡Buen intento!
En vez de romper la huelga, los muertos de Marikana provocan una intensificación del pulso entre el proletariado y la burguesía y la huelga se propaga como una mancha de aceite.
Muchas compañías mineras están afectadas por el movimiento: Madder East, Amplats, Aquarius, Xstrata, Béatrix, Altlatsa, la Gold One, la Gold Field, American Platinum… «Lo que nos inquieta realmente es que el movimiento se extienda a las minas de oro», se lamenta el secretario general del NUM. En el momento más álgido de la lucha hubieron 100.000 huelguistas. Y efectivamente el movimiento se extiende a las minas de platino, de oro, de hierro, de cromo, de carbón..., a los que se suman 20.000 camioneros del sector del transporte y los obreros de Dunlop.

El palo y la zanahoria
Como es habitual, las diferentes fracciones burguesas se reparten el trabajo. Por un lado, los sindicatos, entre los que el NUM es el más conocido, intentan imponer las negociaciones con los patrones para que los mineros retomen el trabajo en la mina, mientras que el gobierno promete un desarrollo de los pueblos mineros.
Por otro lado, las huelgas son declaradas ilegales por la justicia, lo que justifica el despido en masa de los mineros que se niegan a volver al trabajo.
En plena apoteosis, la policía y el ejército intentan mantener la situación bajo control, ya sea con balas de goma o fuego real, bombardeando con gases lacrimógenos o con granadas aturdidoras, matando o hiriendo a quienes se resisten.
La Alianza tripartita, completamente sobrepasada por la amplitud y la fuerza del movimiento, pide la intervención del ejército y de las fuerzas especiales para reprimir a «los elementos criminales de Rustenburg y las minas próximas». La radicalidad de los huelguistas empuja a los sindicatos a radicalizar su discurso, pero es en vano. Después del inicio del movimiento, los mineros rechazan la representación de quienes tantas veces los han embaucado y deciden por sí mismos las reivindicaciones que quieren defender: ¡La triplicación de los salarios ! Con esta situación, los inversores internacionales están intranquilos y el valor de las acciones no deja de bajar. En 2012, las huelgas costaron más de 900 millones de euros a la industria minera. Evidentemente, a la burguesía le importan un carajo las pésimas condiciones de vida del proletariado, lo que le preocupa son las pérdidas que las huelgas le ocasionan. Pérdidas que nosotros celebramos.
Crítica en los hechos del sindicalismo: Zokwana, presidente de la agrupación sindical NUM, va a visitar a los huelguistas de Lonmin, en un coche blindado, para intentar convencerlos de que paren la huelga, declarada ilegal. El sindicalista es abucheado por la multitud, que lo obliga a irse con el rabo entre las piernas bajo protección policial. El NUM negocia un bono de 179 dólares para aquellos que volvieran al trabajo antes del martes siguiente. Pero para su disgusto, las negociaciones se rompen porque «muchos se niegan a aceptar el compromiso y llaman a continuar el movimiento».
En el Congreso de Sindicatos Sudafricanos (COSATU), al que el NUM, que sigue llamando a la unidad sindical, está afiliado, se organiza una manifestación antisindical. A la salida, trescientos manifestantes antisindicales son bloqueados por vehículos blindados y dispersados a golpe de granadas aturdidoras y gases lacrimógenos. Al grito de «estamos hartos del NUM», muchos queman camisetas del sindicato y declaran: «no retrocederemos, poco importa lo que digan o lo que hagan, lucharemos hasta la última gota de sangre»
El aspecto de la lucha proletaria más decidido e intransigentes fue el que impidió a los esquiroles (carneros) reiniciar el trabajo. De los sesenta muertos, que hubo en los dos meses y medio que duró el conflicto, buena parte debe atribuirse a las luchas antisindicales y antiesquiroles: «Los que van al trabajo son los responsables de la muerte de los otros»; «nadie dormirá la próxima noche, hay que controlar a los que quieren ir a trabajar». Llevar una camiseta con el logo del NUM se convierte en algo peligroso. Un sindicalista es asesinado por una bala proletaria y a otros les rompen la cara. En el punto álgido de la lucha, los esquiroles no se atreven a regresar a la mina y los sindicatos se quejan: «Los trabajadores que querían ir a trabajar han sido agredidos, intimidados» (portavoz del NUM, Lesiba Seshaka).
A nosotros ni nos extraña ni nos indigna que una ley de los tiempos del apartheid sirva para reprimir a los huelguistas de hoy. Sabemos que cualquier fracción burguesa, aunque se llame de izquierda, no tendrá ningún reparo en utilizar la legislación aprobada por una fracción llamada de derechas, y viceversa. La única razón de ser de toda ley es la de reprimirnos, ya sea individual o colectivamente. Y es también un viejo clásico de la burguesía destacar la violencia de las acciones de nuestra clase para justificar su propia violencia. Está legitimado por todo su arsenal jurídico e ideológico. Del mismo modo, otro viejo clásico del Estado es justificar la utilización de esos milicos tipo Robocop, sobrearmados, los vehículos blindados, los tanques, las granadas, las ametralladoras, los misiles y sus otras mierdas inventadas para reprimir a los proletarios en lucha, armados con lanzas, cuchillos o revólveres.
Sólo la burguesía puede utilizar la violencia con total impunidad, son sus leyes y sus tribunales de justicia, son sus milicos y sus armas las que nos la imponen por la fuerza. Cuando se trata de nuestra violencia de clase, se la tacha de terrorismo por parte de nuestros enemigos. El error sería creer que podría ser de otra manera, nada tenemos que esperar de su justicia y sus leyes, que han sido elaboradas para reprimirnos. La única violencia aceptada por el Estado es la suya, que no es otra que la violencia de la tasa de ganancia.
Estas luchas no surgen de la nada, su radicalidad nos muestra que la crítica de las prácticas sindicales tiene un largo recorrido, y que empezó mucho antes del inicio de estas últimas huelgas. Por el contrario, es difícil determinar cuáles son las formas de asociacionismo con las que se dotan los proletarios en lucha y cuál es el grado de autonomía. Como sucede a menudo en este tipo de contexto de enfrentamiento al sindicato oficial, surgió un sindicato disidente, la ACMU (Association of Minerwokers and Construction Union), que agrupa a muchos mineros en ruptura con el NUM. Sin embargo, y a pesar de la virulencia de COSATU (Congreso de los Sindicatos Sudafricanos) contra ella, no podemos afirmar si tiene o no una práctica de clase. Nos falta información sobre su práctica real, aunque es una fuerza que parece interesante, más cuando el Estado la tilda de anarquista y declara que su creación responde «a una estrategia política deliberada de intimidación y violencia».
El viejo cuento de la unidad sindical no tuvo demasiado peso entre las razones que provocaron la vuelta al trabajo. El decaimiento del movimiento huelguístico y el aumento de los beneficios por parte de la burguesía, se debieron más a la falta de extensión y unificación de las luchas. De todas formas, las huelgas salvajes continuaron, al menos, hasta noviembre, especialmente en las minas de carbón de Magdalena, donde los mineros exigieron que se doblaran sus salarios y se les otorgaran seis meses de licencia de maternidad. En esa lucha dos proletarios fueron asesinados al intentar tomar la armería de la mina.
El decaimiento del movimiento, no le resta valor a la experiencia que nuestros hermanos de Sudáfrica acaban de vivir. La demanda, no obtenida, de triplicación de los salarios tenía su razón de ser, porque intentaba impedir la obtención de beneficios y trataba de recuperar una parte de la plusvalía. Iba en el sentido de la lucha para el aumento del salario relativo contra la dictadura del beneficio.
Es difícil analizar con mayor profundidad las contradicciones que se producen en el seno de estas luchas. Al carecer de una red de información directa, seguramente, se nos escaparon muchos acontecimientos importantes. No obstante podemos rescatar de estas huelgas el rechazo a la política gubernamental, la ruptura con el sindicato oficial, la enorme combatividad y determinación demostradas por los proletarios, su violenta respuesta al terrorismo asesino del Estado, la lucha por sus necesidades contra el imperativo de la gestión «realista» y contra la tasa de ganancia.

¡Saludos a nuestros hermanos de clase en Sudáfrica y a todos los que luchan hoy en el mundo!
¡Fuera y en contra de todos los encuadramientos burgueses!
¡Abajo la dictadura del beneficio!

Posté par gci-icg à 15:55 - - Commentaires [0] - Permalien [#]
Tags : , , , , , ,

14 décembre 2012

Against any Union stoppage of work: Direct action and proletarian associationism!

Once again, labour unions call a "strike". A well supervised "strike", which notably ends the same day, so that they can continue negotiating our dismissals, managing our misery and supervising our conflicts. Under the control of labour unions, under parties, under ONG or under any other State apparatus, it is impossible to abolish capitalism. Where the autonomous organization of the proletariat begins, the possibility of revolution begins. For it is necessary to exceed any sectoral separation, any reformist stand and all divisions which they impose on us: unemployed persons / the employed, agency workers / basic salaried, natives / immigrants, students / workers. Since then, with a stop of union job, either with petitions and petitions of good citizens while invoking the clemency of their masters, or with peaceful promenades on streets, with nothing of this kind shall we be able to face up to the deterioration of our living conditions. It is, as always, by proletarian associationism, spread of conflict at international level, violence organized by our class which takes the street, that blows up all this reformist circus, impulse the organization and the coordination of the community of conflict After all is said and done, it is a question of taking in an uncompromising way the conflict against the dictatorship of economy to impose our needs.

Capitalism with a human face sells us of alternatives: gesturing, citizenism, reduction, the anti-globalization, fair trade, lasting economy, the electoral circus, the union negotiations All these variants which pretend to change the world without revolution manoeuvres are only to complicate us and destroy any try of real conflicts. Our objective is not to organize us for a day of conflict, day fixed by the enemy moreover, but is in the descendants of the proletarian conflicts an past, to abolish capitalism and bring up a society on its debris without class, without State, without silver, jobless after all is said and done a human community, communism.

Let us prevent the circulation of the goods! Let us block roads, railways! Let us stop production! Let us organize stakes in plants, offices, schools! Let us recover the goods collected in supermarkets, warehouses! Let us occupy bourgeois mass media! Let us get organized against suppression! Let us construct links, permanent cores and structures of conflict.

No sacrifice. Down with national economy. Economy is in crisis, that it dies!
Capitalism does not reform, it destroys itself.

LET US GET ORGANIZED AND AGAINST ANY STATE APPARATUS OUTSIDE!

ORGANIZE! COORDINATE!

AND THE CENTRALIZATION OF INTERNATIONAL CONFLICT COUNTERS THE CAPITAL!

Internationalist proletarians - November, 2012

Posté par gci-icg à 18:14 - - Commentaires [0] - Permalien [#]

LA ECONOMÍA ESTÁ EN CRISIS… ¡QUE REVIENTE!

LA ECONOMÍA ESTÁ EN CRISIS… ¡QUE REVIENTE!

La contradicción entre las necesidades humanas y las necesidades del capital (de la ganancia capitalista), es cada vez más aguda en todo el mundo. Los criminales tejes y manejes de bolsas y mercados, el calendario cínico y asesino de los planes de ajuste estructurales, las medidas anticrisis (despidos, EREs…) significan para nuestra clase cada vez más miseria, privación, envenenamiento cotidiano y generalizado. La catástrofe del capital se acelera y ¡es siempre nuestra clase la que paga la cuenta!

El capital nos ha desposeído de todo para obligarnos a trabajar. Somos esclavos de los burgueses que nos exprimen en las fábricas, en las oficinas, en el campo, en la calle o donde sea, y cuando no nos necesitan nos lanzan a la basura. Cuando la catástrofe que ellos han creado estalla, nos ponen en fila para que reventemos en la puta calle, a la espera que no nos quede ni un recurso para subsistir.

Lo que hoy pasa, no solo en las cuencas, no solo en Asturias, ni en España, sino en todo el mundo, no es producto de “malas políticas”, de los bancos, de la buena o mala voluntad… es el producto más genuino del capitalismo, de un sistema social cimentado en la explotación del hombre por el hombre, de la explotación de una clase sobre otra, de un mundo que avanza como una trituradora dispuesto a arrasar con todo rastro de vida en el planeta a medida que escupe valor, que chorrea capital.

Pero el proletariado no traga eternamente la brutalidad creciente de los múltiples ataques contra sus condiciones de vida. Hoy vemos que en la calle comienza a cocerse las nuevas luchas que se avecinan. Estos meses en diversos países nuestros hermanos ya nos han marcado como empezar, se han echado a la calle reapropiándose de medios de vida, enfrentándose al estado, rompiendo con la democracia, con el sindicalismo, respondiendo a sus medidas, esbozando la necesidad de organizarnos en nuestras propias estructuras de lucha.

En realidad no tenemos más que dos alternativas: luchar o reventar. No hay caminos intermedios. El reformismo, la fe en las promesas o la pasividad solo nos conducen a la derrota, a mantener en pie este mundo miserable que nos ahoga a la espera de que nos remate. Todos esos políticos y sindicatos que dicen representar a los obreros son expresiones de la bestia capitalista. Nunca fueron herramientas para luchar por los intereses proletarios, por nuestras necesidades. Fueron, son y serán herramientas del enemigo, estructuras del Estado, del capital, por muy rojo que se pinten.

Nuestra fuerza está única y exclusivamente en nosotros mismos. En organizarnos fuera y en contra de las estructuras del Estado, en romper nuestras divisiones sector por sector, región por región, en defender intransigentemente nuestros intereses contra los de la economía: ningún sacrificio, ninguna defensa de la empresa, ninguna delegación sindical, ninguna concesión. Retomemos la acción directa, organicemos y estructuremos la lucha, dirijamos nuestros destinos. Acabemos con el capitalismo.

Reventar o luchar, no hay otra alternativa para el proletariado.

No aceptemos ni un solo sacrificio. Impongamos nuestra fuerza colectiva

Organicémonos fuera y contra de los sindicatos.

Que retumbe ¡UHP! de nuevo en las calles.

 

CONTRA LA DICTADURA DEMOCRÁTICA DE LA ECONOMÍA…

POR LA DICTADURA DE NUESTRAS NECESIDADES HUMANAS

 

 

Ronda de proletarios para la propagación del comunismo

RUPTURA REVOLUCIONARIA FRENTE AL PARO SINDICAL

 

                     RUPTURA REVOLUCIONARIA FRENTE AL PARO SINDICAL


Ante la negativa del proletariado a sacrificarse por la economía, materializada en forma de disturbios y
revueltas que se suceden en numerosos países, el capital vuelve a generalizar el uso de una serie de
mecanismos e ideologías tales como el nacionalismo, el politicismo, el fascismo, el antifascismo, el
gestionismo, el islamismo... que siempre han servido para reprimir, neutralizar o/y desviar la lucha hacia un
problema de naciones, de gobiernos, de fascistas, de formas de gestión... arrancándola del terreno de la
confrontación de clases y su solución revolucionaria.
En este contexto de canalización y liquidación de las luchas, el sindicalismo sigue jugando un papel esencial
contra el asociacionismo proletario. El paro del 14-N y el papel del sindicalismo actúan, en una realidad
social que es hoy una auténtica olla a presión a punto de estallar, como válvula de escape para evitar que
todo salte por los aires. Los sindicatos, como principales aparatos del Estado contra la huelga, tienen como
objetivo concreto presentarnos estos simulacros de oposición como la verdadera respuesta a la situación
actual. Pero todo lo que ese día se aproxime a lo que ha sido siempre llamado huelga no provendrá más que
de los proletarios que se nieguen a seguir el redil sindical.
Dicho esto queremos dejar claro que no nos quedaremos de brazos cruzados. Tenemos claro que es
sumamente importante contraponer la lucha del proletariado a todos los simulacros de oposición y a todas las
canalizaciones. Por eso ese día no nos quedaremos en casa, sino que estaremos como siempre en la calle,
pero no para saltar a la orden del sindicato de turno, ni para “radicalizar” el paro de los sindicatos, sino para
impulsar la ruptura revolucionaria con toda esa parodia. Para encontrarnos con los nuestros, para expresar y
desarrollar el asociacionismo proletario en contraposición a las estructuras del Estado, para denunciar a todos
los apagafuegos, para conspirar, para sabotear la economía y todo aquello que nos hunde en la mierda. Y
todo siempre con la perspectiva de ir más allá de ese día. En definitiva se trata para nosotros de combatir el
paro sindical y contraponerle el verdadero contenido que contiene esa herramienta de lucha histórica del
proletariado que es la huelga general.
Aunque lo importante de todo esto, lo que puede suponer un salto cualitativo para nuestra clase y temen
todos los defensores de este mundo de miseria, es que esta ruptura adquiera perspectiva organizativa, que
lejos de ser una ruptura fugaz y un recreo para que se desfoguen los proletarios más castigados y combativos,
toda la práctica y experiencia que materialicemos se estructure, que la organización y propagación de la
lucha fuera y contra de los órganos del Estado rompan el localismo y el inmediatismo activista reinantes,
asumiendo permanencia y niveles internacionales. El rechazo a los partidos, sindicatos y demás instrumentos
del capital, transformado en un rechazo a toda organización, es la otra cara terrible del triunfo del capital
frente a la cual es fundamental contraponer el asociacionismo proletario, la organización de la comunidad de
lucha. Por ello impulsamos a todos los compañeros y todos los proletarios que luchan contra el capital, a
romper definitivamente con todo aparato burgués y con toda concepción anti-organizativa.
Nuestro objetivo no es organizarnos para un día de lucha, día fijado además por el enemigo, nuestro objetivo
es, en continuidad y como parte de todas las luchas proletarias del pasado, abolir el capitalismo y levantar
sobre sus escombros una sociedad sin clases, sin Estado, sin dinero, sin trabajo... en definitiva una
comunidad humana, el comunismo. Pero sin desarrollar el asociacionismo proletario, consolidando y
potenciando los lazos organizativos que vayamos generando, sin cristalizar y multiplicar los distintos niveles
de organización que requiere la lucha, sin asumir la organización de las múltiples tareas que demanda el
enfrentamiento contra la bestia capitalista, no haremos otra cosa que contribuir en el mantenimiento de la paz
social.
   

¡ORGANICÉMONOS AFUERA Y EN CONTRA DE TODOS LOS APARATOS DEL ESTADO!
          ¡IMPULSEMOS LA ORGANIZACIÓN, COORDINACIÓN Y CENTRALIZACIÓN
                       DE LA LUCHA INTERNACIONAL CONTRA EL CAPITAL!

 

 


                                                                                 Proletarios Internacionalistas
                                                                   proletariosinternacionalistas@yahoo.com
                                                                http://www.proletariosinternacionalistas.org

ROMPAMOS EL AISLAMIENTO DE LA LUCHA EN LA MINERIA


                 

 

  ROMPAMOS EL AISLAMIENTO DE LA LUCHA EN LA MINERIA


   Más de dos semanas llevan los mineros luchando contra los planes de ajuste que el capital lanza contra sus
condiciones de vida. Frente a las necesidades de valorización del capital que exigen deshacerse de la
producción minera en España y lanzar a la basura a todo ese sector, los proletarios responden defendiendo
intransigentemente sus intereses y necesidades. Lejos de asumir un paro de brazos caídos o de levantar como
idiotas sus manos al alto diciendo a coro que “éstas son nuestras armas”, asumen los métodos de las luchas y
huelgas de verdad. Huelga indefinida, barricadas, cortes de carretera por doquier, cortes de vías de trén,
sabotajes, molotovs, enfrentamientos contra las fuerzas represivas... La violencia de clase reaparece
personificada en esos "encapuchados” que incomodan la normalidad capitalista y esbozan un trasfondo
velado y descuartizado por la intoxicación político-sindical: la guerra de clases.
   Y es en este punto donde se juega lo esencial. El proletariado no puede defender sus intereses desde el
aislamiento, desde el corporativismo, defendiendo su sector como algo salvable en un mundo insalvable.
Precisamente ese es el eje en el que articula su fuerza todo el espectro politico-sindical que dice representar o
defender a los mineros en lucha basándose en todos los límites que la misma lucha contiene. Toda la
charlatenería y todos los llamados que lanzan estos estafadores para que se apoye y se sea solidario con la
minería, parten de mantener a toda costa la cuestión como un problema en la minería y en su gestión. El
bochornoso espectáculo de todos estos gestores de la miseria y la esclavitud llega al paroxismo cuando
Trevín, uno de los dirigentes de la represión en Asturias en los últimos años, defiende en el congreso, candil
en mano, al sector minero. Esta escenificación no es más que el trasvase al parlamento de una práctica
asumida en la calle por las organizaciones sindicales, con SOMA a la cabeza, y que tiene como principal
función el control del fuego en las barricadas y la transformación del conflicto en una batalla entre diferentes
formas de gestión capitalistas.
   Allí donde este cordón sanitario se resquebraja surge la posibilidad de que este conflicto asuma
abiertamente su propia naturaleza, la de ser una expresión de un conflicto global, un conflicto que concierne
a las bases mismas de un sistema basado en la apropiación de los medios de vida por el capital, un sistema
donde la tasa de ganancia lo decide todo. Pero sólo en la ruptura del aislamiento, en la extensión del conflicto
a todos los sectores, puede la lucha asumir toda su naturaleza subversiva. Todo lo que sea mantener el
problema encerrado en los estrechos márgenes de la mina significa desfigurar su esencia y hacerse el araquiri
sometiéndose a la lógica de la explotación capitalista y a sus aparatos de gestión. La propia historia de la
lucha en la minería no deja lugar a dudas.
   Cuando en las asambleas salen voces disonantes que reclaman la extensión del conflicto, cuando en ciertos
lugares de las cuencas mineras, y fuera de ellas, algunos incontrolados se organizan al margen del dictado
sindical, cuando proletarios de otros sectores o en el paro acuden anónimamente a luchar, cuando comienzan
a reproducirse acciones que escapan al control politico-sindical, se está expresando ya la negativa proletaria
a dejarse neutralizar y la tentativa por romper el cerco del conflicto, de dejar atrás las “reivindicaciones”
actuales, de extender a todos lados el enfrentamiento como una lucha contra el capital. La huelga general
convocada para el 18 de Junio en las cuencas pone en el tapete esta cuestión y materializa la respuesta
sindical al peligro de la extensión. Se busca limitar este peligro a un día -el 18- y a un lugar -las cuencas
mineras- para conjurarlo.
   Para los proletarios se trata de echar abajo este dique de contención, de romper el aislamiento de las
luchas, de consolidar estructuras donde organizarnos, de destruir las ilusiones reformistas, de llevar la lucha
hasta sus últimas consecuencias. La situación en que todos nos encontramos es trágica y la solución no pasa
por buscar una salida sectorial, la solución pasa por destruir una sociedad basada en la tasa de ganancia, en la
esclavitud asalariada, una sociedad en la que la producción no posee otra base que las necesidades de
valorización. Todo lo que sea caminar hacia otro lado significa asistir a la derrota.


                    ¡A EXTENDER LA LUCHA A TODOS LOS SECTORES Y LUGARES!
                           ¡A DESBORDAR EL CORDÓN POLÍTICO-SINDICAL!

 


                                                                                             Unos incontrolados

 

 

 

Mineros_disparan_cohetes_en_Vega_del_Rey__Oviedo

ABAJO LA PAZ SOCIAL

                                     ABAJO LA PAZ SOCIAL


       Ante el recrudecimiento de la crisis, los explotadores de todos los países aceleran las
medidas contra el proletariado, contra todos los desposeídos. Negocian, acuerdan y conspiran para
darnos otro apretón más al cinturón. Los gobiernos de todo el mundo y de todos los colores aplican
latigazos cada vez más crueles. Despidos, bajadas de sueldos, intensificación y extensión del
trabajo... La salud de la economía, de la empresa, está por encima de la de los proletarios. Los
esclavos asalariados deben sacrificarse para mantener en pie su propia esclavitud. La vida de la
inmensa mayoría de la humanidad debe ser llevada más allá de cualquier límite para salvaguardar
los bolsillos de los burgueses, para evitar la bancarrota de este sistema moribundo.
       Frente a esto, los proletarios sólo tenemos, como siempre, dos alternativas: luchar o
reventar. Organizarnos para defender nuestras necesidades frente a las de la economía capitalista,
o agachar la cabeza y aceptar como corderitos los sacrificios que nos imponen y que nos coloca en
el matadero mediante hambrunas, guerras, deterioro de salud, mediocridad cotidiana, destrucción
del planeta...
       No, no nos engañemos, no hay medias tintas. Las reformas, las diversas alternativas que nos
ofrecen un capitalismo más justo, con diferentes formas de producción y distribución: el
gestionismo, el ciudadanismo, el decrecimiento, la antiglobalización, el recambio en el gobierno, las
negociaciones sindicales y todas las demás variantes que pretenden cambiar el mundo sin
revolución, son maniobras para enredarnos y anular nuestra lucha. Son mecanismos y aparatos
para colarnos todo lo que quieran.
       Y si hoy los sindicatos nos llaman a un paro general y planean un “plan de lucha” es
precisamente para sabotear nuestra lucha. Para encuadrarnos, para controlarnos. Para que las
respuestas a los ataques contra nuestras condiciones de vida transcurran por los cauces legales de
la democracia, lo que significa que todo siga igual o peor aún.
       Para defendernos de los ataques del Capital necesitamos organizarnos fuera y en contra de
los partidos, sindicatos y ONG's. Debemos estructurar nuestra lucha rompiendo toda separación
sectorial y todas las divisiones que nos imponen (parados/activos, temporales/fijos,
autóctonos/inmigrantes, estudiantes/trabajadores...).
                Frente al deterioro de nuestra miserable vida y ante la estafa del paro sindical,
organicémonos para destrozar la paz social e impidamos la vuelta a la normalidad con todos los
medios a nuestro alcance. Usemos todos los mecanismos posibles para imponer nuestras
necesidades a las de la economía:
       -  Impidamos la circulación de la mercancía. Cortemos las carreteras, las vías de tren...
       -  Bloqueemos la producción. Organicemos piquetes en fábricas, oficinas, colegios...
       -  Expropiemos la producción acumulada en supermercados, almacenes...
       -  Boicoteemos u ocupemos los medios de comunicaciones burgueses.
       -  Organicémonos para combatir la represión.
       -  Rechacemos todo sacrificio, toda defensa de la economía nacional.
                        SI LA ECONOMÍA ESTÁ EN CRISIS... ¡QUE REVIENTE!
                       CONTRA LA DICTADURA DEMOCRÁTICA DE LA ECONOMÍA...
                     ...POR LA DICTADURA DE NUESTRAS NECESIDADES HUMANAS
                                                                         amigosdeoctubre@gmail.com

MASACRE PROLETARIA EN PALESTINA

 

                              MASACRE PROLETARIA EN PALESTINA


Bajo la mirada afligida de millones de espectadores, convencidos de su imposibilidad de hacer
algo más que participar en alguna concentración o procesión ovejera, el Estado de Israel vuelve
a bombardear la franja de Gaza bajo la cobertura del antiterrorismo. Las lágrimas de cocodrilo
de las principales potencias capitalistas no esconden su satisfacción por tener en Oriente Medio
un tentáculo como el del Estado Israelí, auténtico brazo armado del capitalismo mundial para
mantener el orden en la región. El proletariado que vive en Gaza, Cisjordania o Líbano conoce
en su pellejo esta realidad.
Políticos, periodistas, oenegeros, sindicalistas, tertulianos y todo tipo de payasos del
espectáculo, nos dan toda un gama de explicaciones y soluciones que encierran el conflicto en
oriente medio dentro de los márgenes burgueses. Se limitan a crear una demarcación entre
quienes defienden a los palestinos y quienes defienden a los israelíes, alineando a todo quisqui
detrás de las banderas hediondas de cada Estado nacional. Para ello construyen toda una
fábula grotesca que encubre la verdadera realidad social. Mezclan los intereses del Estado
palestino con los del proletariado que vive en esa tierra, amalgaman la lucha desplegada por
los proletarios con Hamas, ponen en un mismo saco al joven que tira piedras y a los grandes
comerciantes o banqueros palestinos, asimilan al proletario que vive en Israel y lucha contra
“su propia” burguesía (desertando, objetando...) con su brutal negación en el ciudadano que
vive en complicidad con el Estado. Eliminan de esta forma toda la confrontación de clases, toda
división social entre explotados y explotadores, fomentando el mito del enfrentamiento entre
países.
Sin romper y desenmascarar todo este arsenal ideológico que enturbia la realidad, estaremos
atados de pies y manos imposibilitados para asumir la lucha contra la masacre en Oriente
medio como parte indisociable de la lucha contra la dictadura del capital. Es imprescindible
afirmar abiertamente que esa masacre es antes que nada una expresión más del terrorismo
que el capitalismo despliega en todo el mundo contra nuestra clase, contra nuestra vidas. Que
quienes caen bajo las bombas, bajo las metralletas, bajo el terror capitalista son, en primer
lugar, los niños, hombres y mujeres que han sido condenados en esa región del mundo a ser
carne de cañón, a ser población superflua potencialmente peligrosa y que debe ser
exterminada de forma cotidiana. Todos los Estados del mundo participan de una u otra manera
en esta matanza. Los Estados occidentales, con el de Israel a la cabeza, masacrando; Hamas, la
autoridad nacional palestina y demás organismos del Estado palestino, junto con los Estados
propalestinos, impidiendo la estructuración en fuerza autónoma de esa masa de subversión,
encuadrándola y dirigiéndola al matadero en actos suicidas, desarmándola, pacificándola,
reprimiéndola y apresando a los irreductibles.
Los grupos y militantes revolucionarios de todo el mundo estamos obligados a subrayar y
discutir como propia la lucha del proletariado en Palestina, sus intentos de proyectarse en
fuerza autónoma, así como la represión que sufre. Destacar la tentativa de autonomía que en
numerosas ocasiones ha trazado la lucha, enfrentándose a todos los Estados. Insistir en que la
esencia de la lucha del proletariado en Palestina es la misma que en el norte de África, que en
Grecia, que en los suburbios franceses, que en China, que en Irak, que en Oaxaca, que en Haití,
que en todos los lugares donde el proletariado se levanta: la contraposición entre las
necesidades humanas y las de la economía capitalista. Estamos obligados a denunciar y a
enfrentarnos a todos los aparatos del Estado palestino o israelí, a todos los que son parte del
organismo mundial del capital que nos masacra, que nos arrastra por falsos caminos, a todos
sus lacayos por el mundo, a todos sus voceros y propagandistas. Y ante todo estamos obligados
a luchar aquí y ahora, contra “nuestro propio” Estado, contra “nuestro propio” país.
       NO SOMOS NI JUDÍOS, NI ISRAELÍES, NI PALESTINOS ¡SOMOS EL PROLETARIADO!
      CONTRA LA PATRIA. CONTRA TODA UNIDAD NACIONAL. CONTRA EL TERROR BURGUÉS.
          LUCHEMOS EN “NUESTRO PROPIO” PAÍS CONTRA “NUESTRO PROPIO” ESTADO.
                                                             Proletarios Internacionalistas
                                             http://www.proletariosinternacionalistas.org
                                                   
                                                  proletariosinternacionalistas@yahoo.       com

 

 

 

 

 

 

Masacre_en_palestina_esp_121113

Posté par gci-icg à 15:36 - - Commentaires [0] - Permalien [#]
Tags :

13 novembre 2012

Contre tout arrêt de travail syndical : action directe et associationnisme prolétarien !

Contre_tout_arr_t_de_travail_syndicalPosté par internationalistes@gmail.com

Contre tout arrêt de travail syndical :

action directe et associationnisme prolétarien !

Encore une fois, les syndicats appellent à la « grève ». Une « grève » bien encadrée et qui surtout se termine le jour même, pour qu’ils puissent continuer à négocier nos licenciements, à gérer notre misère et encadrer nos luttes.  Sous la coupe des syndicats, des partis, des ONG ou de tout autre appareil d’Etat, il est impossible d’abolir le capitalisme. Là où commence l’organisation autonome du prolétariat, commence la possibilité d’une révolution. Pour cela il est nécessaire de dépasser toute séparation sectorielle, toute prise de position réformiste et toutes les divisions qu’ils nous imposent : chômeurs/actifs, intérimaires/fixes, autochtones/immigrés, étudiants/travailleurs…Dès lors, ce n’est pas avec un arrêt de travail syndical, ni avec des pétitions et des suppliques de bons citoyens implorant la clémence de leurs maîtres, ni avec des promenades pacifiques dans les rues, ni rien de ce genre que nous pourrons faire face à la détérioration de nos conditions de vie. C’est, comme toujours, par l’associationnisme prolétarien, la propagation de la lutte au niveau international, la violence organisée de notre classe qui prend la rue, qui fait exploser tout ce cirque réformiste, impulse l’organisation et la coordination de la communauté de lutte…En définitive,  il s’agit d’assumer de manière intransigeante la lutte contre la dictature de l’économie pour imposer nos besoins.

Le capitalisme  à visage humain nous vend des alternatives : le gestionnisme, le citoyenisme, la décroissance, l’anti globalisation, le commerce équitable, l’économie durable, le cirque électoral, les négociations syndicales… Toutes ces variantes qui prétendent changer le monde sans révolution ne sont que des manœuvres pour nous embrouiller et détruire toute tentative de luttes réelles.  Notre objectif n’est pas de nous organiser pour un jour de lutte, jour fixé par l’ennemi de surcroît, mais est dans la lignée des luttes prolétariennes du passé, d’abolir le capitalisme et élever sur ses décombres une société sans classe, sans Etat, sans argent, sans travail… en définitive une communauté humaine, le communisme.

Empêchons la circulation des marchandises ! Bloquons les routes, les chemins de fer ! Stoppons la production ! Organisons des piquets dans les usines, les bureaux, les écoles ! Récupérons les marchandises accumulées dans les supermarchés, les entrepôts ! Occupons les médias bourgeois ! Organisons-nous contre la répression ! Construisons des liens, des noyaux et des structures permanents de lutte.

Aucun sacrifice. A bas l’économie nationale. L’économie est en crise, qu’elle crève !
Le capitalisme ne se réforme pas, il se détruit.

 

ORGANISONS-NOUS EN DEHORS ET CONTRE TOUT APPAREIL D’ETAT !

IMPULSONS L’ORGANISATION, LA COORDINATION

ET LA CENTRALISATION DE LA LUTTE INTERNATIONALE CONTRE LE CAPITAL !

 

Prolétaires internationalistes - novembre 2012

internationalistes@gmail.com

Posté par gci-icg à 17:04 - - Commentaires [1] - Permalien [#]
Tags : , , , ,

29 juillet 2012

Lutte des mineurs en Espagne: tract

Rompons l’isolement de la lutte dans les charbonnages

 

« Le prolétariat ne peut se reconnaître véridiquement dans un tort particulier qu’il aurait subi ni donc dans la réparation d’un tort particulier, ni d’un grand nombre de ces torts, mais seulement dans le tort absolu d’être rejeté en marge de la vie » Guy Debord.

 

Cela fait quelques semaines que les mineurs luttent contre les plans d’ajustement que le capital lance contre leurs conditions de vie. Face aux nécessités de valorisation du capital qui exigent de se défaire de la production minière en Espagne et de balancer à la poubelle l’ensemble de ce secteur, les prolétaires répondent en défendant de manière intransigeante leurs intérêts et leurs besoins. Plutôt que de se contenter de faire une grève les bras croisés ou de lever les mains en l’air comme des idiots en chantant en cœur que « celles-ci sont nos armes », ils assument les méthodes de luttes et de grèves véritables. Grève illimitée, barricades, blocages de routes partout, blocages de voies de chemin de fer, sabotages, molotovs, affrontements contre les forces répressives… la violence de classe réapparaît personnifiée dans ces «encapuchonnés» qui bousculent la normalité capitaliste et ébauche en toile de fond ce qui est brisé par l’intoxication politico-syndicale : la guerre de classe.

Et c’est sur ce point que se joue l’essentiel. Le prolétariat ne peut défendre ses intérêts sur base de l’isolement, du corporatisme, en défendant son secteur comme quelque chose de guérissable dans un monde condamné. C’est précisément sur cet axe que s’articule la force de tout le spectre politico-syndical qui prétend représenter ou défendre les mineurs en lutte en se basant sur toutes les limites que cette même lutte contient. Toute la charlatanerie et tous les appels que lancent ces escrocs pour qu’on soutienne et qu’on se solidarise avec le charbonnage partent du maintien à tout prix de cette lutte en tant que problème spécifique au secteur minier et à sa gestion. Le spectacle affligeant de tous ces gestionnaires de la misère et de l’esclavage atteint son paroxysme quand Trevín, un des dirigeants de la répression en Asturies ces dernières années, défend le secteur minier au sein du congrès, lampe à huile à la main. Cette mise en scène n’est rien d’autre que la déviation vers le parlement d’une pratique assumée dans la rue par les organisations syndicales, avec la SOMA (Sindicato Obrero Minero Asturiano) à la tête et qui a comme principale fonction le contrôle du feu sur les barricades et la transformation du conflit en une bataille entre différentes formes de gestion capitalistes.

Là où ce cordon sanitaire se fissure, surgit la possibilité que ce conflit assume ouvertement sa nature propre, celle d’être une expression d’un conflit global, un conflit qui concerne les fondements mêmes d’un système basé sur l’appropriation des moyens de vie par le capital, un système ou le taux de profit décide de tout. Mais ce n’est que dans la rupture avec l’isolement, par l’extension du conflit à tous les secteurs que la lutte peut assumer toute sa nature subversive. Tout ce qui consiste à maintenir le problème enfermé dans les marges étroites de la mine signifie défigurer son essence et se faire hara-kiri en se soumettant à la logique de l’exploitation capitaliste et de ses appareils de gestion. L’histoire même de la lutte dans les mines ne laisse aucun doute là-dessus.

Quand dans les assemblées résonnent des voix dissonantes qui réclament l’extension du conflit, quand dans certains endroits du bassin miniers et ailleurs, quelques incontrôlés s’organisent en marge du diktat syndical, quand des prolétaires d’autres secteurs ou au chômage accourent anonymement pour lutter, quand commencent à se reproduire des actions qui échappent au contrôle politico-syndical, s’exprime déjà le refus prolétarien de se laisser neutraliser et la tentative de rupture de l’encadrement du conflit, de laisser derrière les « revendications » actuelles, d’étendre partout l’affrontement en tant que lutte contre le capital. La grève générale convoquée le 18 juin dans les bassins miniers met cette question au centre de la table et matérialise la réponse syndicale au danger d’extension. On cherche à réduire le danger à un jour –le 18- et à un endroit –les bassins miniers- pour le conjurer.

Pour les prolétaires, il s’agit de foutre à terre cette digue de contention, de rompre l’isolement des luttes, de consolider des structures où on s’organise, de détruire les illusions réformistes, de mener la lutte à ses ultimes conséquences. La situation dans laquelle nous nous trouvons tous est tragique et la solution ne passe pas par la recherche d’une sortie par secteur, la solution passe par la destruction d’une société basée sur le taux de profit, sur l’esclavage salarié, une société dans laquelle la production ne possède d’autre base que les nécessités de valorisation. Tout ce qui prendrait un autre chemin signifie assister à la défaite.

ÉTENDONS LA LUTTE À TOUS LES SECTEURS ET LIEUX !

DÉBORDONS LE CORDON POLITICO-SYNDICAL !

 00000001

Quelques incontrôlés

 

Posté par gci-icg à 12:03 - - Commentaires [0] - Permalien [#]
Tags : , , , ,